La mezquindad de los condenados

Sinceramente nunca me fue mucho la retórica del anti-chori sobre los que “van a tener que volver a trabajar”, será porque mi paladar poco delicado esta más cerca de disfrutar un chori que comida gourmet, y porque durante todos estos años solo he conocido y me he relacionado gente que labura. Y algo que he descubierto, es que hay cierta rabia, cierto odio cuando cierta persona accede a algo “inmerecido”, porque el trabajo que vale solo es el mío, y el del resto es una boludez, una trivialidad.

fit-width

La mente básica y la lógica tribal de algunas personas les hacen odiar al vecino en sus tiempos de bonanza (sin importar como nos vaya a nosotros mismos) porque estamos tan acostumbrados a la escasez. Silvio decía “…dirán que la gente es mala y no merece…”, y claramente es el caso, el rabiar porque el otro no merece nada bueno si no nos demostró que lo gano con un sufrimiento desmedido (y en cuyo caso se convierte en un panfleto del “vieron que se puede salir adelante con esfuerzo?” para dejar las cosas como están).

Es doloroso que la gente haya votado con esto en la cabeza. Es doloroso ver los colmillos de la mezquindad y el revanchismo contra gente que no le ha hecho nada y simplemente tuvo el atrevimiento, la osadía de disfrutar un poco más de la vida cuando la oportunidad se le presentó.

Por que el odio ya no es contra el dirigente del otro partido, es contra la gente, es odio de ver gente con la panza llena, con zapatillas nuevas o accediendo a servicios que deberían ser solo de la élite y de ciertos colores de piel.

Es doloroso ver que en el fondo no cambio nada una mierda ni va a cambiar nunca.

(Este es un posteo de facebook que como le interesó a varias personas decidí guardarlo acá y compartirlo x twitter)

  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Reddit
  • Google+
  • Pinterest
  • Pocket